Úbeda, la ciudad de los cerros

Junto a la cercana Baeza, Úbeda fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el 3 de julio de 2003. Dicha declaración no es casualidad, sino producto del ingente patrimonio cultural con el que cuenta, en forma de numerosos edificios renacentistas y de su singular entorno urbanístico, gozando todo de un estupendo estado de conservación.

Sus orígenes se remontan a la Edad del Bronce, siendo varios los autores que llegan a calificarla como “la ciudad más vieja de la Europa occidental”. Su esplendor a lo largo de los siglos XIV y XV se debió a un cúmulo de factores (situación geográfica y consiguiente dominio de vías de comunicación, su extensa y rica jurisdicción, gran alfoz y presencia de una nobleza cada vez más poderosa). Al finalizar la conquista de Granada, asistimos a un desarrollo económico de la ciudad basado en la agricultura y en una importante ganadería. En 1526 el Emperador Carlos visita la ciudad y jura guardar los privilegios, fueros y mercedes concedidas a Úbeda.

En cuanto a su configuraciçon, la lección de urbanismo que ofrece la ciudad trasciende lo regional y nacional, valorándose entre el urbanismo más innovador del Renacimiento Español que, tras ser reelaborado, tendrá una nueva proyección en Iberoamérica.
El urbanismo de la ciudad, se configura en éstas fases principales:

  • Ciudad-acrópolis: Entorno al cerro de Ibiut, actualmente cerro del alcázar.
  • Herencia hispano-musulmuana (siglos IX al XIII): la ciudad acrópolis amplia el recinto amurallado con su respectivo alcázar en el reborde de la cornisa natural.
  • Ciudad Mudéjar (siglos XIII al XV): la ciudad sigue siendo heredera de la estructura islámica: refuerzo del recinto amurallado y cristianización de las antiguas mezquitas.
  • Ciudad Renacentista (siglo XVI, Edad de oro): las reformas renacentistas se yuxtaponen a la imagen medieval y representan la construcción de espacios simbólicos dirigidos por los poderes civiles. La estructura de la ciudad se consolida y alcanza su plenitud urbana y arquitectónica. Con modelos italianos y notas francesas se construyen los palacios y casas hidalgas ubetenses.

La ciudad cuenta con 48 monumentos notables, y más de un centenar de edificios de interés, casi todos ellos de estilo renacentista, en equilibrio perfecto con volúmenes árabes, góticos o barrocos. Entre los mças destacados la Sacra Capilla del Salvador, Real Colegiata de Santa María la Mayor de los Reales Alcázares, el Palacio de las Cadenas, el Palacio del Deán Ortega (Parador de turismo situado en la monumental plaza Vazquez de Molina), y otros tantos palacios, casas palaciegas e iglesias como las de San Pedro, San Lorenzo o Santo Domingo entre otras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todos estos monumentos, unido a la magnifica gastronomía de la que hacen alarde con la genial cultura de la tapa gratis con la consumicion, hacen de la visita a Ubeda un agradable dçia lleno de cultura y entretenimiento. Buen viaje y hasta la próxima escapada.

 

Esta entrada fue publicada en Arquiturismo, Patrimonio cultural y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s